sábado, 17 de julio de 2021

Programa #294 - Áuryn

 Áuryn - Antes de cerrar los ojos

Con ustedes, el podcast 294 de Cerca de la Orilla, para que lo tengan y lo escuchen a la hora que quieran. 

Esta emisión fue dedicada por entero al grupo argentino Áuryn, donde además de repasar su material musical, tuvimos una amena charla con sus cuatro integrantes: Matías Catueño, Andrés González, Nehuen Herrero y Nicolás Truchet.

Podcast:


Lista de canciones: 

Quintaesencia - Artista Áuryn, disco Antes de cerrar los ojos 

Antes de cerrar los ojos - Artista Áuryn, disco Antes de cerrar los ojos 

Luna llena - Artista Áuryn, disco Antes de cerrar los ojos 

Renacer - Artista Áuryn, disco Antes de cerrar los ojos 

Ficha técnica: 
Fecha de publicación: 17/julio/2021 
Rúbricas: Nora García 
Producción integral: Javo Aguirre

¡Saludos argentinamente progresivos!

sábado, 10 de julio de 2021

La segunda ceremonia progresivamente alienígena de BIZIRIK

 Bizirik - Ceremonia II

HOLA, AMIGOS DE CERCA DE LA ORILLA, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy nos complace enormemente presentar el nuevo trabajo fonográfico de BIZIRIK, el proyecto creado por el bajista-Stickista chileno Cristián Larrondo (a quien conocemos desde hace varios años como integrante de MAR DE ROBLES y ÁBRETE GANDUL): se titula “Ceremonia II” y su publicación está planificada por el sello Mylodon Records en lo que queda del presente mes de junio. Se trata de la segunda parte de una trilogía que habrá de cerrarse en el futuro próximo (esperemos que sea así), y su temática tiene un fuerte componente de denuncia social.* A diferencia del disco “Ceremonia” (2018), donde Larrondo se hizo cargo de todas las instrumentaciones, esta vez él se hace acompañar por una excelente pléyade de colaboradores. A lo largo del disco intervienen los guitarristas Claudio Corcione (EXSIMIO), Oliver Moris (TRAUMATIC NOISE), Rodrigo Moris (MAR DE ROBLES), Rodrigo de la Prida (HOREJA) y Felipe Moreno (ANTICUECA), el baterista Alfredo Smith (AUTÓMATA), los vientistas Ramsés Luna (LUZ DE RIADA) y Julio Tobar (MAR DE ROBLES), el Stickista Tomás Diaz, el percusionista Juan Gronemeyer, y el baterista Fernando Jaramillo (EXSIMIO). Cristián Larrondo también se hizo cargo de los sintetizadores, las programaciones y los efectos de sonido. No olvidemos que a inicios de febrero del presente año, Larrondo nos brindó “Exploraciones Del Fin Del Mundo”, un disco de exploraciones solitarias con el Chapman Stick, así que este maestro se ha mantenido sumamente activo en estos últimos años. En realidad, los primeros pasos para la gestación de “Ceremonia” tuvieron lugar en noviembre de 2019, cuando Larrondo compuso el tema ‘Tropel Alienígena’ con la inspiración de la movilización social chilena e invitó a Rodrigo de la Prida a grabar las partes de guitarra: en palabras del propio Larrondo, «el resultado fue tan bueno que decidí seguir la misma metodología para el disco completo, a diferencia de “Ceremonia I”, que lo grabé todo en solitario». Todas las composiciones son de Larrondo excepto por un tema, que fue coescrito por él y el ya mencionado De la Prida. Teniendo en cuenta las estrictas circunstancias del distanciamiento social mundial, las sesiones de grabación tuvieron que realizarse mediante el intercambio de archivos de audio entre noviembre de 2019 y noviembre de 2020, lo cual ya era algo natural en el caso de los músicos residentes en el extranjero, como es el caso del mexicano Ramsés Luna. Los estudios utilizados están ubicados en las localidades chilenas de Rancagua y Santiago, Los Ángeles (EE.UU.), Lezno (Polonia) y Ciudad de México. Como sea, el disco se completó y ahora es una realidad concreta dentro de la producción progresiva del presente año 2021; veamos ahora los detalles del repertorio.

Bizirik - Ceremonia II

El inicio del disco llega de la mano de la imponente pieza ‘Matadero Imperial’, la cual instaura una poderosa secuencia de pasadizos sonoros diseñados por inteligentes síncopas y edificados por una energía musical simultáneamente repartida entre el vigor y la constricción. En este contexto, el ensamble desarrolla un robusto híbrido de space-rock y jazz-prog que sabe arroparse consistentemente bajo su propio manto de sobriedad, mientras añade matices grisáceos al asunto. Aires de familia hay con GORDIAN KNOT y STICK MEN, con alusiones añadidas a los DJAM KARET de los dos últimos discos. ‘Vagabundo Otero’ emerge como una excelsa miniatura fusionesca de orientación psicodélica, sirviéndose solamente del bajo y un arsenal percusivo; las líneas misteriosas y extrovertidas del bajo y la calidez telúrica de los tambores se enhebran perfectamente, dejando una huella fuerte en la memoria del oyente atento a pesar de que todo dura poco más de un minuto y tres cuartos. Cuando llega el turno de ‘Tropel Alienígena’, se impone el reino de la gracilidad con una soltura mágica y vivaz. El groove es complejo y, aún así, lleno de gancho: con las vibraciones cibernéticas propias del space-rock, la potencia del prog-metal y el señorío polirrítmico del paradigma math-rockero, el ensamble gesta un cénit de gran solvencia progresiva mientras va hilando los diversos motivos y atmósferas con impoluta fluidez. Hemos tenido aquí un viaje nostálgico al espíritu del segundo álbum de MAR DE ROBLES con una remodelación muy fresca que algo tiene de Crimsoniano; también hemos tenido un cénit decisivo del álbum. ‘Vulgoinsurgencia’ abre paso a la primera instancia de inquietudes sombrías, pero lo hace no para explorar lo siniestro, sino para crear un paraje etéreo alimentado de artilugios psicodélicamente electrónicos y cadencias jazz-rockeras de espíritu experimental. Los aires de familia con los STICK MEN y los solistas del maestro Trey Gunn están allí, bien patentes. ‘Asunto De Drogas’ es una breve exhibición de minimalismo abstracto con voces de fondo; así, queda el terreno preparado para el arribo de ‘Beligerantes Vinagres’, el cual regresa de lleno a la extroversión exuberante y muscular que ya dejó una gran huella en la pieza #3. Incluso se nota una magnitud más maciza en el sostén de las pulsaciones rockeras que se dan dentro del armazón progresivo en curso. El epílogo cósmico es un detalle eficazmente sorpresivo.

‘Generación Experimental’ es un ejercicio gentil de Stick donde Larrondo permite que los acordes directivos del desarrollo temático brillen por sí mismos con un tremendamente grácil lirismo. ‘Reclusión Domicilaria’, el ítem más extenso del repertorio con su espacio de más de 9 minutos, expone una nueva exploración dentro del discurso space-rockero con generosas dotaciones de sonoridades cibernéticas y la mirada puesta en una remodelación modernista del legado del krautrock electrónico (TANGERINE DREAM y CLUSTER se nos vienen a la mente). Orgánicamente vital y rotundamente maquinista a la vez, esta pieza se focaliza sólidamente en la atmósfera futurista y omnisciente que conforma su esencia expresiva. Las voces de fondo añaden un aura de misterio al asunto, mientras que algunos arrebatos filudos que emergen cerca del final ostentan un aire de peligro. Una declaración muy peculiar dentro del repertorio del álbum. Durando poco menos de 6 minutos, ‘Tropelista’ desarrolla un ejercicio de jazz-rock tenebroso sobre un compás de blues que, fomentando un nervio filudamente rockero desde su núcleo central y ornamentando su groove, trasciende a su esquematismo inicial para empujar al ensamble actuante hacia un gloriosamente neurótico clímax que se extienda por toda su segunda mitad. Lo que al inicio era sombrío pasó a ser incandescentemente furioso. Otro cénit del disco. La dupla de ‘Concilio Concertado’ y ‘Ceremonia’ se encarga de cerrar el repertorio. El primero de estos temas mencionados brinda un abierto contraste frente a la pieza que le precedía, pues se trata de una exhibición etérea de sonoridades y grooves folklóricos, bien metida en atmósferas introvertidas. Las cuerdas acústicas y el Stick se encargan de armar la maraña básica de la pieza, surgiendo en algún momento algunos ornamentos ensoñadores de flauta. En la segunda mitad, el propio Stick elabora un solo de tenor cósmico que realza lo etéreo hasta una dimensión mística, por así decirlo. ¡Qué hermoso tema!... Un tema que dice mucho en su espacio de menos de 3 minutos y medio. En cuando a ‘Ceremonia’, su enérgica vitalidad se centra principalmente en una confluencia entre los espíritus de los temas primero y tercero, aunque con un espacio mayor para ciertos interludios sutiles y un manejo más comedido de la inocultable musculatura rockera.

Todo esto fue “Ceremonia II”, una obra magistral y contundente dentro del actual escenario del rock progresivo y experimental de América del Sur. Los nombres de BIZIRIK y Cristián Larrondo pulen el brillo dorado de sus inscripciones dentro de la élite creativa de la vanguardia chilena. Definitivamente, éste es un disco que merece ser recomendado con total asertividad y sin contemplaciones de ningún tipo a todo melómano incansablemente buscador de experiencias refrescantes, pues escucharlo es toda una ceremonia variopinta que nos lleva sucesivamente a varios lugares de los mundos exterior e interior.



Muestras de “Ceremonia II”.-


* Dejemos que el mismo Larrondo nos exponga los detalles del concepto: “2020, el reciente despertar de la insurgencia del vulgo, dormida hace décadas en el olvido de la historia y ahora tildada de tropel alienígena, cae prisionero del último experimento generacional capitalista: un crudo matadero imperial, avalado por los beligerantes vinagres de siempre. Los tropelistas del control y la reclusión domiciliaria de una pandemia inoportuna confabularon también contra oteros vagabundos, errantes de rabia, que sin embargo sobrevivieron con su arte insurgente e interestelar. Concilios concertados, divagaciones aparentes con sentidos ocultos, colaboraciones, liberaciones, no fueron asuntos de droga ni simple distensión. Fueron un ritual, una Ceremonia...”.


Más reseñas de César Inca Mendoza en: Autopoietican - Apuntes de música progresiva contemporánea

miércoles, 30 de junio de 2021

Programa #293 - Calle Santiago - Nuevos Hombres

 Calle Santiago - Nuevos Hombres

Con ustedes, el podcast 293 de Cerca de la Orilla, para que lo tengan y lo escuchen a la hora que quieran.

Esta emisión fue dedicada por entero al grupo venezolano Calle Santiago, donde además de repasar su más reciente álbum Nuevos Hombres, tuvimos una amena charla con Manuel Guinand, guitarrista y vocalista del grupo.

Podcast:


Lista de canciones:

Libertad, igualdad, fraternidad - Artista Calle Santiago, disco Nuevos Hombres

El gran experimento - Artista Calle Santiago, disco Nuevos Hombres

Ítaca - Artista Calle Santiago, disco Nuevos Hombres

Dulce hogar - Artista Calle Santiago, disco Nuevos Hombres

Nuevos Hombres - Artista Calle Santiago, disco Nuevos Hombres


Ficha técnica:
Fecha de publicación: 30/junio/2021
Rúbricas: Nora García
Producción integral: Javo Aguirre

¡Saludos venezolanamente progresivos!

miércoles, 23 de junio de 2021

El retorno de LIQUID TENSION EXPERIMENT (o el prog en tiempos de pandemia)

 Liquid Tension Experiment - Liquid Tension Experiment 3

HOLA, AMIGOS DE CERCA DE LA ORILLA, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Nos quitamos los sombreros ante los maestros John Petrucci [guitarras], Jordan Rudess [teclados], Tony Levin [bajo, Chapman Stick y contrabajo eléctrico] y Mike Portnoy [batería y percusión] porque el colectivo de LIQUID TENSION EXPERIMENT nos brinda su tercer trabajo de estudio después de muchos años de ausencia, un disco simplemente titulado “Liquid Tension Experiment 3”. Este ítem fue publicado a mediados del pasado mes de abril por el sello Inside Out Music en varios formatos: CD doble, CD doble + Blu-Ray, vinilo doble + CD doble, box set de CD doble + vinilo triple + Blu-Ray. Uno de los discos más esperados del año por parte de los públicos devotos al género progresivo y, particularmente, a la vertiente prog-metalera, ya en diciembre del pasado año 2020 los cuatro músicos postearon en las redes fotos de ellos mismos llevando máscaras protectoras de “LTE 3”, lo cual daba claras señas de que el proyecto estaba oficialmente resucitado. En efecto, si este proyecto tuvo su primera disolución tras el ingreso de Rudess a DREAM THEATER, entonces todo volvía a tener sentido cuando el cuarteto volvía a tener solo una mitad de su membrecía. Las sesiones de grabación de esta obra fonográfica tuvieron lugar en los meses de julio y agosto de 2020, con James ‘Jimmy T’ Meslina cargo de la ingeniería de sonido, mientras Matthew ‘Maddi’ Schieferstein coordinaba las sesiones de estudio para los músicos, dada la logística exigida en estos tiempos de pandemia. Después de eso, el material fue mezclado y masterizado en The Mouse House, un estudio de Los Ángeles, por Rich Mouser. Pero primero hagamos un poco de historia. LIQUID TENSION EXPERMENT surgió a instancias del sello Magna Carta cuando sus gerentes propusieron a Mike Portnoy formar un supergrupo, dándole carta blanca para ello. Levin (uno de sus héroes musicales) y Rudess (un virtuoso con el cual ya había trabajado como tentativo reemplazante de Kevin Moore en DREAM THEATER) fueron los primeros que confirmaron su presencia dentro de su relativamente corta lista de posibles acompañantes al bajo y los teclados. Más bien, debido a que no quería que este proyecto estuviese demasiado ligado a DREAM THEATER, su compañero Petrucci fue prácticamente su última opción para completar el cuarteto. Llegaron luego los años 1998 y 1999 para las sendas compleciones y publicaciones de “Liquid Tension Experiment” y “Liquid Tension Experiment 2”; adicionalmente, un disco titulado “Spontaneous Combustion” (publicado por Magna Carta en 2007 a partir de jams que realizó el trío de Levin, Portnoy y Rudess, LIQUID TRIO EXPERIMENT, ante la momentánea ausencia de Petrucci mientras visitaba a su esposa tras su segundo parto durante la grabación del segundo álbum del cuarteto) y algunos álbumes en vivo de edición limitada completaron un breve pero inolvidable repertorio. Bueno, en el tiempo presente, “Liquid Tension Experiment 3” nos revela un nuevo brillante capítulo de esta saga cuadrangular: veamos ahora los detalles de su repertorio.

Liquid Tension Experiment

Durando poco más de 8 ¼ minutos, ‘Hypersonic’ abre el disco poniendo toda la carne en fel asador. Instaurando pronto un cuerpo central lleno de empuje y vibraciones volcánicas, el preludio no podía darse de otra manera que arrojando una maraña intrépida y bombástica de acelerados arpegios cuya ingeniería parece estar hecha con material metálico de un taller hiperbóreo. Mientras se va desarrollando el cuerpo central, las vibraciones incendiarias van rearmándose a pasos sostenido en una alternancia de expansiones ampulosas y otras más propiamente líricas. A mitad de camino, el swing se torna más sosegado a fin de impulsar un motif jazz-rockero con matices prog-metaleros, algo así como una semblanza Holdsworthiana traducida al lenguaje de los DREAM THEATER de la etapa 99-02. Para los minutos finales, el frenesí inicial retorna al frente, añadiéndose algunos ornamentos grácilmente humorísticos al asunto. ‘Beating The Odds’ sigue a continuación para explorar nuevos matices sonoros dentro del poderoso empuje expresivo instaurado por la pieza de apertura. En efecto, este segundo tema se instala sobre un fluido groove rockero mientras afila drásticamente las aristas melódicas, siendo así que la ingeniería temática se torna bastante envolvente en varios pasajes. Aquí hallamos uno de los más impresionantes solos de sintetizador de todo el álbum, y, cómo no, la guitarra no se queda atrás en la explicitación de su capacidad para remodelar pomposamente la fiera magia del momento. El largo tránsito al fade-out enfatiza el factor envolvente que mencionamos antes. ‘Liquid Evolution’ vira drásticamente hacia una atmósfera relajada en clave jazz-progresiva sobre una gentil y serena base fusionesca. Es en una instancia así donde la textura y la atmósfera arman el núcleo central de la pieza (la misma que no llega a los 3 minutos y medio de duración), haciendo que los solos de guitarra que entran a tallar tengan un rol más pictórico que monumental. Ojalá hubiese durado un poco más. Tras este pasaje de reposo espiritual llega el turno de ‘The Passage Of Time’, otro electrizante tema donde el cuarteto se dispone a sembrar las cosechas de los dos primeros temas del álbum, dando prioridad a la del segundo tal como lo evidencia el muy bien perfilado manejo de los esquemas melódicos y los cambios de ritmo que tienen lugar. Bien es verdad que también los ampulosos pasajes de sofisticación prog-metalera hacen sentir su peso solventemente dentro del bloque multitemático, y de paso, tenemos otro sobrehumano solo de sintetizador. Consideramos a esta pieza como un cénit especial dentro del álbum.

Jordan Rudess    Tony Levin

‘Chris & Kevin’s Amazing Odyssey’ es un ejercicio a dúo de Levin y Portnoy donde el primero guía al segundo hacia su sendero de experimentaciones abstractas.* Todo comienza en clave aleatoria con unas retorcidas líneas distorsionadas de contrabajo que crean una atmósfera un tanto tenebrosa, invitando a la batería a ornamentar la oscuridad con apuntalamientos aleatorios. Una vez que se arma un groove reconocible a medio tiempo, el asunto parece derivar hacia un bosquejo de climas inquietantes al modo de la construcción de un esqueleto sonoro enraizado en el paradigma de los STICK MEN. Da gusto ver qué bien se desempeña Portnoy saliendo de su zona de confort. ‘Rhapsody In Blue’ es otro cénit del álbum, y sí, se trata de una versión de la celebérrima pieza para piano y banda de jazz que compuso el maestro estadounidense GEORGE GERSHWIN en 1924, siendo en su momento una obra pionera en la fusión de esquemas propios de la música clásica con rimbombancias gráciles de raíz jazzera. En manos de los cuatro monstruos de LIQUID TENSION EXPERIMENT, este clásico del siglo XX se convierte en una joya progresiva de enorme calibre. De hecho, el ensamble ya estaba familiarizado con este ítem pues formaba parte de su repertorio en conciertos que realizaron en unas breves giras de 2007 y 2008 para celebrar el décimo aniversario de su primer disco. Comenzando con un ceremonioso armazón de guitarra y sintetizador, el grupo edifica una orquestación rockera donde se combinan la garra pesada del prog-metal más exquisito y la agilidad evocadora de la tradición prog-sinfónica. El cuarteto revisa cada una de las secciones insertando algunos interludios etéreos en lugares estratégicos, mientras que las secciones más fastuosas están armadas para que los diversos motivos centrales de la pieza original se realcen con una vehemencia estilizada. Algún pasaje de tenor circense añade un toque tal vez Zappiano a uno de los momentos fastuosos de esta monumental pieza. Curiosamente, el sonido del piano recién se hace notar de manera relevante poco antes de llegar a la frontera del séptimo minuto, pero una vez allí, completa las orquestaciones sintetizadas que ya están pautadas. Dicho sea de paso, tal vez tenemos aquí el mejor solo de Petrucci en todo el álbum. La sección final es manejada con mágica soltura, la misma que aterriza en unos resplandecientes efluvios de sonidos sublimes. ‘Shades Of Hope’ se encarga de explorar un sosiego contemplativo en base al meditabundo dueto de guitarra eléctrica y piano. Hay una luminosidad distinta aquí, una nostalgia que no abruma sino que va flotando taciturnamente como una nube otoñal de atardecer. Un bello tema, así de simple.

John Petrucci    Mike Portnoy

‘Key To The Imagination’ ocupa los últimos 13 ¼ minutos del repertorio oficial de “Liquid Tension Experiment 3”. Tras un preludio ceremoniosamente reflexivo que se siente como una continuación de la pieza precedente, emergen unos apuntalamientos de la dupla rítmica que asientan las bases para el inicio de otro gran ejercicio de fastuosidad progresiva donde conviven el sinfonismo, el prog-metal, el jazz-fusion, el hard rock clásico y la psicodelia. Tal como pasó en los temas #1, #2 y #4, la ley de la exuberancia dirige los caminos trazados por el colectivo junto con los momentos de destaque para los sucesivos solos que van ornamentando señorialmente a los diversos motivos. Es el final contundente y pomposo al cual apuntaba el repertoro oficial del disco. La edición doble especial incluye casi una hora de jams, cinco jams en total: sus títulos respectivos son ‘Blink Of An Eye’, ‘Solid Resolution Theory’, ‘View From The Mountaintop’, ‘Your Beard Is Good’ y ‘Ya Mon’ (el más largo con sus más de 15 ¼ minutos de duración). Los dos primeros y el último están centrados en grooves y swings jazz-rockeros, con ocasionales incursiones en modismos más pesados; en el quinto se destaca especialmente la presencia de ciertas vibraciones funky en el esquema rítmico. El tercer jam, que es el más breve con sus menos de 5 minutos y medio de duración, se basa en un motif prologar de piano muy metido en un híbrido de romanticismo e impresionismo; a partir de ahí, se delinea la vitalidad del bloque grupal, aún cuando la guitarra ocupa el rol protagónico en buena parte del cuerpo central. Por su parte, el cuarto destila un lirismo envolvente y encantador, lo más puramente sinfónico que encontramos en este segundo volumen. En conclusión, “Liquid Tension Experiment 3” es el testimonio de un gran retorno a la palestra progresiva de parte de estos cuatro maestros que conforman LIQUID TENSION EXPERIMENT. Ésta es una entidad que preserva su nervio creativo a través de (y a despecho de) los serios tiempos de pandemia que aún vivimos: lo que se prometía se cumplió, un retorno a lo grande. Un disco totalmente recomendable al 400% (un 100% por cada integrante). ¿Lo decimos otra vez? Un disco totalmente recomendable al 400%.



Muestras de “Liquid Tension Experiment 3”.-
Rhapsody In Blue [en vivo en Downey, California, 27 de junio de 2008]: https://www.youtube.com/watch?v=Jq9I9Zyy7_k


* La mención a Chris y Kevin ya aparece en un tema del primer álbum de LTE y en otro del álbum “Spontaneous Combustion” de LIQUID TRIO EXPERIMENT: ésos eran los nombres con los que un fotógrafo despistado llamaba a Levin y a Portnoy, incluso después de ser corregido, por lo que ambos se lo tomaron con buen humor asumiendo tales seudónimos como referencias para los títulos de sus jams a dúo.


Más críticas de César Inca Mendoza en: Autopoietican - Apuntes de música progresiva contemporánea

sábado, 12 de junio de 2021

Programa #292 - Surtido variado de rock progresivo

 Cast - Vigesimus

Con ustedes, el podcast 292 de Cerca de la Orilla, para que lo tengan y lo escuchen a la hora que quieran.

Esta emisión tuvimos un surtido variado y diverso de gran rock progresivo para disfrute de todos ustedes. Disfruta gran material de los mexicanos Rostro del Sol y Cast, la propuesta italiana de Unaeli y la vanguardia musical del dominicano Jonatan Piña Duluc.

Podcast:


Lista de canciones:

Bob C Sketches - Artista Rostro del Sol, disco Rostro del Sol

Effect of Creation - Artista Rostro del Sol, disco Rostro del Sol

La Bussola - Artista Unalei, disco Galatea

Anarada - Artista Unalei, disco Galatea

Odense, 24th of December, 1848 - Artista Unalei, disco Galatea

The Little Matchgirl - Artista Unalei, disco Galatea

Navajas - Artista Jonatan Piña Duluc, disco Soundtrack Volumen I, Secuencia

Culpa las palabras, filosas palabras... - Artista Jonatan Piña Duluc, disco Soundtrack Volumen I, Secuencia

Manley - Artista Cast, disco Vigesimus

Dredging to the Higher Plane - Artista Cast, disco Vigesimus


Ficha técnica:
Fecha de publicación: 12/junio/2021
Rúbricas: Nora García
Producción integral: Javo Aguirre

¡Saludos progresivos!

sábado, 5 de junio de 2021

MASTER CYLINDER: el consulado progresivo de Canterbury en el estado de Texas, EE.UU.

 Master Cylinder - Elsewhere

HOLA, AMIGOS DE CERCA DE LA ORILLA, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy nos toca hacer una labor retrospectiva sobre el único disco que grabó el grupo estadounidense MASTER CYLINDER, el cual se titula “Elsewhere” y fue publicado a inicios del año 1981 por el sello Inner City (especializado en jazz). El grupo del que ahora hablamos era algo más que un grupo, era prácticamente el consulado del jazz-prog de estilo Canterburyano en el estado de Texas... más exactamente, la ciudad de Fort Worth. El colectivo de MASTER CYLINDER que concretó este álbum estaba conformado por Eddie Dunlap [batería y percusiones], Joe Rogers [piano y sintetizadores], Jack Carter [bajo y contrabajo] y Robert Atwood [guitarras eléctrica y acústica]. Rogers, como líder del grupo, se hizo cargo de todas las composiciones aquí incluidas. Los músicos ocasionales de apoyo fueron Art Davis (corno y trompeta), Bill Eden (flauta y saxofón), Bob Price (clarinete), Scott Morgan (sintetizador) y Bruce Valentine (trombón). La producción del disco estuvo a cargo de Dunlap, Roger y el invitado Davis (todo un veterano de la escena jazzera de Chicago); el repertorio fue grabado y mezclado en los Buffalo Sound Studios de la propia localidad de Fort Worth, entre junio y setiembre de 1980. Fue un largo camino para este grupo que se fundó en el año 1972, y que tuvo alrededor de 30 músicos a lo largo de su historia, siendo así que a veces operaba como quinteto, sexteto... Y por algún tiempo, como un ensamble de nueve músicos: principalmente, eran vientistas quienes acompañaban al cuarteto nuclear de guitarrista, teclista, bajista y baterista. De hecho, el grupo operó como cuarteto durante sus cinco últimos años de existencias, pero como las estructuras temáticas de su repertorio exigían una instrumentación más nutrida, recurrieron a los antes mencionados invitados. El grupo adquirió un público de culto que muchas veces disfrutaba de conciertos donde se incluía la presencia de poetas, mimos, proyecciones de filmes y recursos teatrales. La mayor parte de su actividad tuvo lugar en festivales y salas especializadas en jazz, pero su propuesta musical integraba un cálido eclecticismo donde convivían el aspecto más colorido del Canterbury, el espíritu aventurero del jazz-fusion y del free jazz, y la vitalidad traviesa del paradigma Zappiano. En muchas ocasiones, notamos confluencias con sus compatriotas de HAPPY THE MAN y HOWEVER. Bueno, veamos ahora los detalles del repertorio contenido en “Elsewhere”.

Master Cylinder - Elsewhere

El primer tema del álbum tiene el apropiado título de ‘Overture’, y ya desde los primeros instantes, pone todas sus carnes de colorido y extroversión sobre el asador. Alternando con magistral fluidez pasajes joviales con otros constreñidos, el ensamble desarrolla un armazón sonoro donde se cruzan los senderos de HATFIELD AND THE NORTH y de los SOFT MACHINE de la fase 72-74 a través del filtro de sus ilustrísimos compatriotas RETURN TO FOREVER. Los arreglos vientos sirven muy efectivamente para realzar la vivacidad de los pasajes extrovertidos y capitalizar la riqueza melódica de los pasajes serenos. Muy estupendamente aprovechados estos cinco minutos y pico que ocupa la pieza de entrada. ‘Isabelle’ sigue a continuación para elaborar un exquisito despliegue de jazz-fusion con un fuerte enclave lírico. Huellas de WEATHER REPORT a través del filtro de THE MUFFINS se encuentran en las pautas centrales de la inspiración creativa aquí desplegada. Durando poco más de 10 ¼ minutos, la pieza homónima se erige como la más extensa del álbum. ‘Elsewhere’ lleva a nuevos horizontes la lógica de ebullición ecléctica que los integrantes de MASTER CYLINDER llevan como medalla de honor; en este caso, se trata de una combinación de RIO, Canterbury y avant-jazz. Tras un atmosférico prólogo signado por una espiritualidad sigilosa, el contrabajo empieza a empujar al bloque instrumental a un ejercicio de jazz-rock modernista donde confluyen las influencias de WEATHER REPORT y NUCLEUS, añadiéndose algunas delicadezas líricas dirigidas por el sintetizador. Este puente nos lleva a un amplio cuerpo central donde se van sucediendo los solos de contrabajo, vientos, piano y guitarra. Aquí, el factor jazzero se ahonda dentro del encuadre sonoro, brindándole un vigor muy especial; el baterista está en toda su gloria a la hora de sustentar el groove, el mismo que ella enriquece con mil y una virguerías. Todo culmina con un reprise sucesivo del puente y del prólogo. Tras el vendaval de creatividad jazz-progresiva de ‘Elsewhere’, ‘Silhouette’ cumple con la función de replicar a escala menor el colorido versátil y majestuoso de la pieza inicial del álbum, aunque con una dosis adicional de solemnidad en su desarrollo multitemático.

La segunda mitad del disco (que es nuestra mitad favorita) llega de la mano de ‘Sleep 1937’, otro momento culminante del disco. Portador de un vitalismo tan luminoso como sobrio, este tema incorpora elementos del FRANK ZAPPA de la etapa 69-72 dentro de un nuevo despliegue jazz-progresivo donde el colectivo de MASTER CYLINDER vuelve a danzar con un pie en el área del Canterbury y el otro en el de la vanguardia jazzera estadounidense. Habiendo mencionado el elemento Zappiano, no nos debe extrañar que varios virajes temáticos nos lleven a drásticos cambios de ambiente o de tono. El intermedio free-jazzero gesta un ejercicio de etérea deconstrucción cuya misión principal es la de facilitar el reacomodo de las piezas para que, por vía de un crescendo, retome el cuerpo inicial con un vigor nuevo. Un cénit del repertorio que es seguido por otro: ‘Plus 3’, el segundo tema más extenso del álbum con su espacio de poco más de 9 ¾ minutos. Con las líneas estilísticas de la banda tan firmemente trazadas en estas instancias, solo queda ver si el grupo puede mantener los signos de frescura y energía creativa que nos impactaron desde el primer tema del disco… Y ciertamente es así. En muchos aspectos, esta pieza se puede describir como una fusión entre los espíritus musicales de los dos primeros temas del álbum, aunque con mayores campos de focalización para los índices temáticos y grooves que van saliendo a lo largo del camino. Esto permite que la musicalidad se sienta menos recargada y más grácil. Las confluencias con los paradigmas de HATFIELD AND THE NORTH, ISOTOPE y GILGAMESH son saltantes prácticamente desde el primer momento, aunque también se hacen sentir algunos aires de familia con los compatriotas HAPPY THE MAN en aquellas secciones donde el sintetizador guía al bloque general con sus cálidos solos. Un breve solo de batería permite que se dé un breve espacio de relax en medio de toda esta arquitectura. El pasaje conclusivo permite a la guitarra ocupar el centro protagónico de la instrumentación, la cual se enfila fluidamente hacia la espléndida orquestación final.

El gran final del repertorio llega de la mano de ‘Hobb & Geeb’, pieza que comienza en clave serena, ostentando inicialmente una etérea sofisticación (semejante a HOWEVER) para luego transitar hacia una majestuosidad más vivaz. A partir de allí, el grupo va circulando alternadamente por caminos de coqueta extroversión y relajada melancolía, siendo así que los primeros son los predominantes dentro de la estructura de la pieza. De hecho, este predominio se hace evidente en la coda en clave de sinfonía beethoveniana con la que termina la pieza. He aquí todo el legado fonográfico que nos llegó desde los cuarteles de MASTER CYLINDER, un legado pequeño en tamaño pero grande en inspiración estética. El grupo se separó al poco tiempo de ser publicado “Elsewhere”, el cual queda como un genial ítem de colección dentro de la enorme historia del plurivalente género progresivo. Gracias a toda la gente de MASTER CYLINDER por brindarnos este tesoro que quedó escondido dentro de la historia del jazz-rock y el rock vanguardista, y que debería estar menos escondido.



Muestras de “Elsewhere”.


[Dedicamos esta retrospectiva a todos los eruditos y difusores de la música progresiva y de la música rockera en general de Progresiva70s, Gigantes Gentiles, Subterranea Radio, Música Progresiva Grupo Catarsis, El Taxi de Lucy Smith, Soundchaser Classic, Cerca de la Orilla y El Retorno del Gigante.]


Más críticas de César Inca Mendoza en: Autopoietican - Apuntes de música progresiva contemporánea

sábado, 29 de mayo de 2021

Programa #291 - The Flying Caravan (segunda parte)

 The Flying Caravan - I Just Wanna Break Even

Con ustedes, el podcast 291 de Cerca de la Orilla, para que lo tengan y lo escuchen a la hora que quieran.

Esta emisión fue la segunda, de dos partes, dedicadas al grupo español The Flying Caravan, donde además de apreciar su material musical, tuvimos una amena charla con cuatro de sus integrantes: Antonio Valiente, Juan José Sánchez, Pedro Pablo Molina y Lluís Mas.

Podcast:


Lista de canciones:

Flying Caravan - Artista The Flying Caravan, disco I Just Wanna Break Even

Upstream to Manonash - Artista The Flying Caravan, disco I Just Wanna Break Even

A Fairy Tale for Grown-Ups - Artista The Flying Caravan, disco I Just Wanna Break Even


Ficha técnica:
Fecha de publicación: 29/mayo/2021
Rúbricas: Nora García
Producción integral: Javo Aguirre

¡Saludos, progresivamente alicantinos!